Cash and Voucher Assistance Works to Protect Displaced Women from Gender-Based Violence in Ecuador

Gender-based violence (GBV) is rampant — globally, one out of five women and girls experience sexual and physical violence and abuse. It is pervasive in humanitarian settings before, during, and after crises. GBV is underreported by survivors and individuals at risk, due, among other factors, to stigma, fear of reprisal, and inadequate support services.

A recent pilot project undertaken by the Women’s Refugee Commission (WRC) and CARE in Ecuador shows that giving women cash and vouchers as part of a program to prevent and respond to GBV can be highly effective and yield positive impacts in the lives of GBV survivors and individuals at risk of GBV.

How can transferring cash or vouchers to refugees, internally displaced individuals, and migrants help prevent and respond to GBV? Cash and voucher assistance (CVA) enable people to make their own choices about goods and services. CVA can play an important role in preventing and responding to GBV — for example, helping to address economic drivers related to early marriage or support GBV survivors to afford essential health or legal services.

However, while the use of CVA to deliver humanitarian assistance has grown significantly in the past decade, it is rarely used in programs to prevent and respond to GBV.

In WRC and CARE’s three-month pilot in Ecuador, 100 Venezuelan migrants living in El Oro Province participated in GBV services that had a CVA component. WRC and CARE provided technical support, and the project was implemented by CARE Ecuador and local partners Fundación Quimera (FQ) and The Latin American Platform of Sex Workers (PLAPERTS). Two key humanitarian field resources were adapted for use in this context: WRC’s Toolkit on Cash and GBV and the CVA and GBV Compendium.

In El Oro, GBV case managers assessed whether CVA could support action plans to protect migrants at risk of GBV and support survivors in their recovery, for example, by helping them afford essential health or legal services. One hundred out of 120 migrants’ cases reviewed by case managers indicated a need for CVA to help support protection from GBV.

Each selected participant received $100 via cardless ATMs. They were followed closely to monitor and ensure their safe access to and use of cash transfers, and ensure that transfers did not expose them to further harm.

During case intake, GBV case managers identified potential ways cash transfers could be used to protect participants from GBV, including:

· improved participation by participants in household decision-making;

· increased asset ownership and control over resources;

· improved access to response and recovery services for GBV survivors; and

· access to psychological/mental health services and a reduced reliance on risky coping strategies, such as sex work.

However, the impact of CVA on GBV — based on post-distribution monitoring data — was broader than these initial intended outcomes and included:

· reduced intimate partner violence; and

· reduced exposure to sexual exploitation and abuse.

During a review led by CARE after the pilot, partners identified successes and key opportunities to improve this approach. Participants in the review were overall positive about the experience. They reported:

· Strong partnerships were established among organizations with complementary expertise.

· Knowledge and skills were exchanged, breaking GBV and CVA staff out of siloes and giving CVA staff the opportunity to be trained in an approach that focuses on survivors. Host community GBV service provider staff received training on serving crisis-affected populations.

· Support to GBV survivors and individuals at risk of GBV was comprehensive, resulted in positive outcomes enhancing protection from GBV, and was met with high levels of satisfaction among clients.

· The cardless ATM was used for one of the first times in Ecuador and proved to be a successful delivery mechanism.

The project was a learning experience and the teams found opportunities for improvement, including:

· Higher transfer values and differentiated transfer values should be tailored for participants’ need over a longer duration, with a longer period of accompaniment by GBV caseworkers.

· Migrants and host Ecuadorians should be targeted to ensure that the most marginalized across both populations have access to improved services and to reduce risks of social tension.

· CVA assistance for GBV survivors and individuals at risk should be linked to livelihoods opportunities to ensure sustainable outcomes.

To undertake the broad integration of CVA and GBV, the humanitarian community must:

· build the capacity of humanitarian responders and non-traditional partners;

· address key evidence gaps, including through impact evaluations; and

· advocate with donors to consider the start-up costs and funding levels associated with integrating CVA within GBV case management, as well as time required for optimal impact for crisis-affected populations.

It is clear that CVA, while not always appropriate, can play a key role in the prevention of and response to GBV. Every tool at humanitarians’ disposal is needed and should be used to support those at risk of GBV and survivors. CVA must be in play, where it fits, as in Ecuador, where plans are underway to expand the approach in El Oro, as well as to replicate the approach in other humanitarian settings, including in the north of Ecuador and elsewhere in the region.

The Ecuador pilot was funded by Sweden’s Ministry for Foreign Affairs under the Call to Action on Protection from GBV in Emergencies.

For more information on the pilot, see the learning brief (available in English, Spanish, French, and Arabic) and practical field guidance and tools on integrating CVA and GBV on WRC’s website.

 

Originally published February 4, 2020 on Medium.


La Programación de Transferencias Monetarias Trabaja para Proteger a las Mujeres Desplazadas de la Violencia de Género en Ecuador

Por Tenzin Manell, Comisión de Mujeres Refugiadas, y Holly Welcome Radice, CARE

La violencia de género está desenfrenada — a nivel mundial, una de cada cinco mujeres y niñas experimenta violencia y abuso sexual y físico. La violencia de género además es generalizada en entornos humanitarios antes, durante y después de las crisis. Las sobrevivientes y las personas en riesgo, no reportan la violencia de género debido, entre otros factores, al estigma, el miedo a las represalias y los servicios de apoyo inadecuados.

Un proyecto piloto reciente emprendido por la Comisión de Mujeres Refugiadas (WRC, por sus siglas en inglés) y CARE en Ecuador muestra que brindarles a las mujeres una programación de transferencias monetarias como parte de un programa para prevenir y responder a la violencia de género puede ser muy efectivo y tener un impacto positivo en la vida de las sobrevivientes de violencia de género y de las personas en riesgo de sufrir violencia de género.

¿Cómo puede la programación de transferencias monetarias ayudar a prevenir y responder a la violencia de género que afecta a personas refugiadas, desplazadas internamente y migrantes? La programación de transferencias monetarias (PTM) permite a las personas tomar sus propias decisiones sobre los bienes y servicios a los que quieren acceder. La PTM puede desempeñar un papel importante en la prevención y respuesta a la violencia de género – por ejemplo, ayudando a abordar los factores económicos relacionados con el matrimonio precoz o apoyar a las sobrevivientes de violencia de género, para que puedan pagar servicios esenciales de salud o legales.

Sin embargo, si bien el uso de la PTM para brindar asistencia humanitaria ha crecido significativamente en la última década, rara vez se usa en programas para prevenir y responder a la violencia de género.

En el plan piloto de tres meses de WRC y CARE en Ecuador, 100 migrantes venezolanas en la provincia de El Oro, participaron en servicios para atender la violencia de género que tenían un componente de PTM. La WRC y CARE brindaron apoyo técnico, y el proyecto fue implementado por CARE Ecuador y sus socios locales Fundación Quimera (FQ) y La Plataforma Latinoamericana de Trabajadores Sexuales (PLAPERTS). Se adaptaron dos recursos humanitarios clave sobre el terreno para su uso en este contexto: Caja de Herramientas de la WRC sobre asuntos monetarios y violencia de género y el Compendio de PTM y Violencia de Género.

En El Oro, las organizaciones prestadoras de servicios para atender casos de violencia de género, evaluaron si la PTM podría apoyar los planes de acción dirigidos a proteger a las migrantes en riesgo de sufrir violencia de género, y apoyar a las sobrevivientes en su recuperación, por ejemplo, ayudándoles a pagar servicios esenciales de salud o legales. Cien de los 120 casos de migrantes analizados por las técnicas de atención de violencia de género, mostraron la necesidad de la PTM, para apoyar la protección contra la violencia de género.

Cada participante seleccionado recibió US$100 a través de cajeros automáticos sin tarjeta. Fueron acompañadas de manera cercana para monitorear y garantizar su acceso seguro y el uso de las transferencias monetarias, y asegurar que las transferencias no los expongan a daños mayores.

Durante el registro de casos, los equipos técnicos de atención a violencia de género, identificaron las posibles formas en que las transferencias monetarias podrían usarse para proteger a las participantes de mayor violencia de género, incluyendo:

· mejorar la posición de las participantes en la toma de decisiones del hogar;

· promover la propiedad de los activos y control sobre sus recursos por parte de las participantes;

· un mejor acceso a los servicios de respuesta y recuperación para las sobrevivientes de violencia de género; y

· acceso a servicios de salud psicológica/mental y una menor dependencia a las estrategias de afrontamiento arriesgadas, como el trabajo sexual.

Sin embargo, el impacto de las PTM en la violencia de género — basado en datos de monitoreo posteriores a la distribución — fue más amplio que los resultados iniciales previstos e incluyó:

· una reducción de la violencia de pareja; y

· una exposición reducida a la explotación y abuso sexual.

Durante una revisión dirigida por CARE después del plan piloto, los socios identificaron éxitos y oportunidades clave para mejorar este enfoque. En la revisión las participantes tuvieron criterios en general positivos sobre su experiencia. Ellas informaron que:

· Se establecieron asociaciones sólidas entre organizaciones de apoyo a las sobrevivientes de violencia de género, que tienen experiencias complementarias.

· Se intercambiaron conocimientos y habilidades, entre los equipos que atienden la VBG y los equipos que trabajan la asistencia a través de PTM, dándoles la oportunidad de capacitarse en un enfoque que se centra en las sobrevivientes. El equipo de atención de VBG en las localidades de acogida, recibió capacitación sobre los servicios humanitarios a las poblaciones afectadas por crisis.

· El apoyo a los sobrevivientes de la violencia de género y a las personas en riesgo de violencia de género fue integral, originando resultados positivos que mejoraron la protección contra la violencia de género, y se encontraron altos niveles de satisfacción entre las participantes.

· El cajero automático sin tarjeta se utilizó por primera vez en Ecuador y demostró ser un mecanismo de entrega exitoso.

El proyecto fue una experiencia de aprendizaje y los equipos encontraron oportunidades de mejora, entre los que incluyen los siguientes:

· Los valores de la transferencia podrían ser más altos y diferenciados, adaptándose mejor a las necesidades de las participantes, durante un período de tiempo más largo, con un período mayor de acompañamiento por parte de los equipos que atienden los casos de violencia de género.

· Brindar el servicio a personas migrantes y ecuatorianas de las comunidades de acogida, por igual, con el objetivo de garantizar que las personas más marginadas de ambas poblaciones, tengan acceso a servicios mejorados y a la vez, reducir los riesgos de tensión social.

· La asistencia a la PTM para las sobrevivientes de violencia de género y las personas en riesgo de sufrirla, debe estar vinculada a oportunidades de medios de vida para garantizar resultados sostenibles.

Para emprender la amplia integración de la PTM y la violencia de género, la comunidad humanitaria debe:

· desarrollar la capacidad de respuesta humanitaria de socios no tradicionales;

· abordar brechas de evidencia clave, incluso a través de evaluaciones de impacto; y

· abogar con los donantes para considerar los costos iniciales y los niveles de financiamiento asociados con la integración de la PTM en la gestión de casos de violencia de género, así como el tiempo requerido para un impacto óptimo para las poblaciones afectadas por la crisis.

Está claro que la PTM, aunque no siempre es apropiada, puede desempeñar un papel clave en la prevención y respuesta a la violencia de género. Se deben poner  todas las herramientas posibles a disposición de los trabajadores humanitarios, para apoyar a las personas en riesgo de violencia de género y sobrevivientes de VBG. La PTM debe ser utilizada, donde se adapte a las condiciones de contexto, como en Ecuador. Se ha  planificando expandir la experiencia en El Oro, así como replicarla en otros entornos humanitarios, incluso en el norte de Ecuador y en otras partes de la región.

El plan piloto de Ecuador fue financiado por el Ministerio de Asuntos Exteriores de Suecia en virtud del Llamado a la Acción para la Protección Contra la Violencia de Género en Situaciones de Emergencia.

Para obtener más información sobre el plan piloto, consulte el resumen de aprendizaje (disponible en inglés, español, francés y árabe) y la guía práctica de campo y las herramientas para integrar la PTM y la violencia de género aquí.

Care

Help CARE fight poverty and provide emergency relief aid to the poorest communities in the world.

Donate Today